Microcuentos, algunas pautas básicas

Un microcuento es una mini historia que sólo necesita varias líneas para ser contada. Cuidado, no es el resumen de un cuento largo. Su escritura es un ejercicio de precisión en la narración y en el empleo del lenguaje.

La escogencia del tema es esencial. El microcuento se caracteriza por ser algo muy pequeño, que transmite un gran significado.

Como todos los relatos, el microcuento debería tener un planteamiento, un nudo y un desenlace. Todo esto de manera muy resumida porque no transcurre un margen importante de tiempo entre el principio y el fin de la historia; es decir, ésta se desenvuelve en un periodo breve.

Conviene reducir al máximo el número de personajes. Para un microcuento tres personajes ya son multitud. Se deben seleccionar con suma rigurosidad los detalles que los describen. Un detalle bien elegido puede decirlo todo. Es necesario evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, y los juicios de valor que buscan convencer.

El microcuento suele suceder en un escenario único, dos a lo sumo.

El título es esencial. Debe formar parte de la historia.

En Escribarte ofrecemos asesoría en el desarrollo de la escritura de narraciones.

Escríbenos tus inquietudes mediante el formulario de contacto.

Comunicador Social (UCAB). Editor de textos (Universidad Complutense de Madrid). Colaborador en varios medios de comunicación.