• Home
  • Ediciones
  • Lucrecia Martel: “Mi búsqueda es que los espectadores penetren a un mundo especial”

Lucrecia Martel: “Mi búsqueda es que los espectadores penetren a un mundo especial”

Entrevista realizada por Daniel Duque para El Universal

‘La mujer sin cabeza’ es el tercer largometraje de Lucrecia Martel (n. 1966, Salta, Argentina). Ella es la directora de ‘La ciénaga’ (2001) y ‘La niña santa’ (2004), ambas altamente calificadas en los festivales de Berlín, La Habana, Toulouse, Sundance, entre otros. Ha demostrado ser una conocedora de cómo conmover al transmitir lo inefable y trascendente de la vida cotidiana.

En ‘La mujer sin cabeza’ trabajó ‘El Deseo’ (casa productora de los hermanos Almodóvar), ¿cómo comenzó esta relación?
En el Festival de Rotterdam un amigo de Pedro Almodóvar se me acercó para decirme que a él le había encantado ‘La ciénaga’ y que lo llamara para evaluar opciones de co-producción, y así lo hice.

¿‘El Deseo’ va a seguir co-produciendo sus películas?
Me encantaría, porque como co-productores son fantásticos; sin embargo, los procesos de hacer películas son largos y tienen muchos factores. Con ellos desde el principio intuí que las cosas marcharían bien.
¿Qué papel tiene la intuición en su trabajo?
La utilizo durante el rodaje porque hay muchas cosas que solucionar, pero me es más que todo valiosa a la hora de escribir, que es lo que más tiempo me lleva.
Hasta ahora ha sido la guionista de sus tres películas, ¿no piensa dirigir un proyecto de otro escritor?
Por supuesto, ese creo que es el sueño de la mayoría de los directores, que llegue un guion justo a su medida. Me envían muchos guiones que tienen que ver con familias o vidas de pueblo. Los leo, pero aún me sigo quedando con lo que yo he experimentado directamente.
¿Hay algún mensaje particular que quiera transmitir con sus películas?
Hago películas por una infinidad de razones que van más allá de querer comunicar un mensaje. Para mí, hacer una película es un intento de compartir una experiencia de percepción de determinados acontecimientos y del universo. Transmitir un mensaje es algo muy preciso. No hago las películas intentando conmover o algo así. Mi búsqueda es que los espectadores penetren a un mundo especial.
Cuando me preguntan: ¿qué va a ver la gente en esta película?, es difícil dar una respuesta. Pretendo que se sumerjan en algo. Sin embargo, la mayoría de la gente cuando va al cine busca sólo entretenerse. Esto no lo estoy diciendo como una crítica, sino como una observación. A mí me encantaría que los espectadores de mis películas se dejaran llevar, pero en Latinoamérica no estamos muy acostumbrados a eso, tal vez en Europa están más prestos a este tipo de cine.
¿Qué inspira su narración?
Los relatos de la vida cotidiana. Las conversaciones familiares me interesan mucho, cómo se imparte la moral de padres a hijos. Estas experiencias las tenemos internalizadas, pero muchas veces no pertenecen a nuestro plano consciente. Sacar esto a la luz me resulta conmovedor. Eso lo permite el cine, para mí esa es su magia, una muy poderosa.

Buenos Aires, agosto, 2008.

Comunicador Social (UCAB). Editor de textos (Universidad Complutense de Madrid). Colaborador en varios medios de comunicación.

Deja un comentario